El México que llevo dentro (3 min read)

Cuando hice mi maleta, hace ocho meses, lo primero que metí fue mi bandera de México, lo segundo, la bandera de los pumas, y entonces fue cuando me dije: a ver wey, ahora si, hagamos la maleta….

A la distancia, un sentimiento de nostalgia, de lejanía y enmedio de una sensación de no pertenencia es una constante invitación a crecer, a forjarse, pero más que nada a hacer de un país extraño el hogar de uno, con lo bueno y con lo malo, haciendo de cada espacio un México chiquito.

Alabanzas y flores a la propia tierra siempre serán subjetivas (que también hay críticas), muchas veces irracionales pero que siempre serán arropadas por una cultura que nos ha visto ser poco a poco lo que somos, lo que hemos dejado de ser. Que yo hable de México es ya normal para toda la raza con la que me junto. México no es lo que aqui pasan en (lo que dicen que son) noticias, no es sólo explosiones de tubos, no es sólo el EZLN, no es sólo el peje ni Calederón, no es sólo la delincuencia, no es sólo los narcos, no es sólo nada, México es sólo México y más aún, cada quien tiene su México, que podrá ser muy parecido, pero es el de cada quien.

Para mi, México es mi familia y todo (TODO) lo que me ha dado, es mi gente. México es mis amigos, mis hermanos, el sobrino que viene (tranquila mamá, no es de sangre), es la gente que a pesar de conocerme, me quiere. Es mi infancia en el rancho, es el centro del DF, es los viajes a Valle de Bravo, es las escapadas a la playa, es el frutsi en la llanta de la bici, es los chistes de pepito, es lo que quise ser, es los albures, es el bote pateado, es las pedas en tlalpan, los madrazos en guanajuato, es lo que me queda de recuerdos buenos y malos, es los Pumas, es … México (no es la suma de nada). La tierra tira (y a veces muy fuerte).

Caminando por las calles por de este lado del charco, es recurrente el pensamiento “Guanajuato me recuerda este lugar…” (o Morelia, o el DF, …) no es al revés, no.

Como diría Paco Barrios (el mastuerzo): …lo traigo tatuado en el ADN, junto a plato de pozole y a un kilo de tortillas.

El soundrack y apéndices visuales y literarios a este post:

– Canciones: Hoy hace un buen día (F. Delgadillo), Canción Mixteca (me enanta la versión de Marcovich), El Andariego y como desde hace algún tiempo ya me es costumbre 20 de abril.

– Pinturas: José María Velasco, Joaquín Clausell, Hermenegildo Bustos

– Cuentos: escoje el que quieras de El Llano en Llamas, Batallas en el Desierto

– Escritos: Alfonso Reyes (“…persistente equis de los destinos, estrella de los rumbos, cruce de los caminos“, gracias Adrián)

– Fotografía: Juan Rulfo

Actualización: Si estás fuera de México no veas este video pues puede provocar que abras la botella de tequila, pongas a José Alfredo y…

17 thoughts on “El México que llevo dentro”

  1. yo traje cosas para adornar la casa ese dia… lo extraño y curiso es que no encuentro las ganas para sacarlas y ponerlas… traigo una nostalgia bien cañona, una que nomas que no entiendo, una que era desconocida…
    :S

  2. No, se por que te visualice con una lagrimita escurriendo por el cachete mientras escribías esto 😀 yo por eso no me voy de aquí (y por que no me invitan a ningún lado pero eso no esta en discusión) entiendo lo que escribes la nostalgia que se siente cuando se esta lejos de algo amado siempre es fuerte.
    Saludos pues y aquí va estar su México pa cuando vuelva.

  3. La tierra tira y siempre nos invita a volver, en mi caso ya son casi 7 años viviendo en España y en el fondo siempre que hablo de México lo refiero como “Mi casa” y me doy cuenta que pese a que hay muchas cosas positivas aqui, no me siento arraigada a esta tierra y en el fondo siempre esta la idea de volver y la nostalgia siempre esta ahi… y no se va…se apacigua por momentos pero luego resurge con más fuerza…

  4. Pues es cierto se extraña, son unos pensamientos muy bellos, y pues México esta en ti, echale ganas.
    Saludos, Felices fiestas patrias.

  5. eso que ni que… todos los mexicanos tenemos nuestro méxico y es ése el que nos arruga el corazón cuando estamos lejos y nos provoca lagrimillas e hipos. chidos tus recuerdos : )
    leerte es padre, luego de que leí a varios pinches ardillas… finalmente uno que tiene su mexiquito particular guardado en el corazón. felices fiestas patrias!

  6. igual México echa su lagrimilla por tí, también te siente lejos y cerca al mismo tiempo.
    pero tú sabes que acá está lo mero tuyo.
    ojalá que el grito haya sido muy mexicano por allá.
    Yo Merita

  7. Ja ja ja. Me acuerdo que ese che video lo ponían en los autobuses del D.F. a San Luis (chale con los traumas de este guey).
    Sin nacionalismos exacerbados y sin falsas humildades, VIVA un país que apenas a doscientos años de existir como tal, entre guamazos externos y de los propios mexicas (que ah como nos damos en la madre) Sigue Enterito y en Pie.

  8. A los que estamos aquí y allá ese puto vídeo te hace llorar. Cuando estuve en India por una temporada sentí lo que han sentido todos los que aprendieron a ser mexicanos cuando estamos fuera de México. Qué bueno que no tenía el vídeo a la mano: la Canción Mixteca y todas las josé-alfredeces me daban mi dosis.
    Yo sólo añadiría a esa lista el texto de El país de uno de Denise Dresser. Alguna vez lo copié en mi blog: échenle un oclayo.
    http://justavo.blogsome.com/2005/08/02/el-pais-de-uno-por-denise-dressner/

  9. Es como todo, cuando estamos lejos de casa idealizamos lo que hemos dejado atras.
    A mi me paso lo mismo, tarde tanto tiempo en volver a sentir las calles chilangas que se volvieron un ideal que anhelaba con locura. Mexico es lo que es, con sus penas y con sus glorias, es el pais en el que nos toco nacer y vivir.
    La tierra llama y espero que cuando vuelvas a tu tierra sea todo lo que estas anhelando en este momento.

  10. mano, qeu tu estés allá, lleva un cacho de acá y regresa otro del otro lado. nunca he sido nacionalista… nunca hubiera yo empacado la bandera de méxico ( a menos que me quisiera volver nacionalista a chingadazos, asi como me hice chelero y tequilero por las malas ), lo que siempre hubiera yo extrañado es a mi méxico, que no es geografía, ni tortilla ni tequila, pero al mismo tiempo lo es…
    no se que es.. pero creeme estando aqui.. se extraña
    un abrazo hermano

  11. Ay b3co, que lindo post… chida tu mencion al tatuaje en el ADN, algo parecido puse en mi post alusivo a la misma fecha; eso de llevar un pedo en la sangre que no sabes que es pero que se te cuela en todo… es que uno no solo extraña a la tierra, es que la tierra lo extraña a uno tambien, como no…

  12. pinche B3co, la verdad este post es una de las cosas más emotivas que he leído, no sé si lo sienta así por la forma en que lo escribiste o porq de plano eres un amigo q aprecio un chingo, o por ambas cosas. Wey, México te extraña!!! ah … y gracias por estar poniendo ese nombre (México) muy en alto.

  13. Estar fuera de tu país te hace, entre otras cosas, reflexionar acerca de tu mexicanidad, es un ejercicio que nadie se debería perder. En el caso de España, como dice Beco, los recurrentes deja’vus reafirman constantemente nuestro otro origen.
    “…que abras la botella de tequila, pongas a José Alfredo y…”
    ¡SALUD!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *