El Pintor de Batallas3 min read

Este último libro de Arturo Pérez-Reverte presenta un enfoque completamente diferente hacia todo de lo que acostumbraba el autor en su obra anterior. A diferencia de otras de sus novelas como «La Tabla de Flandes» o «El Club Dumas», esta historia es mucho más lineal, sin tanto sobresalto y adreanalina como acostumbra. Sin experimentos literarios de forma como se puede ver en «La Reina del Sur», pero con diálogos un poco más profundos, siendo un libro algo denso de leer. Personalmente creo que con este libro, el autor, presenta una nueva faceta de su trabajo, un poco más profunda, más madura (si cabe en semejante talla de autor esta afirmación) aunque creo que nunca cerrará la puerta a las novelas dinámicas, electrizantes, más aun que la zaga de «El Capitán Alatriste» no ha terminado.

En una torre junto al Mediterráneo, en busca de la foto que nunca pudo hacer, un antiguo fotógrafo pinta un gran fresco circular en la pared: el paisaje intemporal de una batalla. Lo acompañan en la tarea un rostro que regresa del pasado para cobrar una deuda mortal, y la sombra de una mujer desaparecida diez años atrás. En torno a esos tres personajes, Arturo Pérez-Reverte ha escrito la más intensa y turbadora historia de su larga carrera de novelista. Deslumbrante de principio a fin, El pintor de batallas arrastra al lector, subyugado, a través de la compleja geometría del caos del siglo XXI: el arte, la ciencia, la guerra, el amor, la lucidez y la soledad, se combinan en el vasto mural de un mundo que agoniza.

Los diálogos van de la mano de la gran pintura que está haciendo el protagonista, un fotógrafo de guerra retirado, en un lienzo circular en donde está representada La Batalla, la humanidad en su más primitiva calidad de humanidad.

Quedé con la impresión de haber leido una especie de gran diálogo Socrático, en donde el profesor va guiando al alumno a base de preguntas bien hechas para darse cuenta (aquí se acaba Sócrates) que el que necesita entender es el maestro.

La historia entera es una novelización del ya famoso Efecto Mariposa, donde el aleteo de la mariposa es el click de una cámara y lo demás, pues es la historia.

Como es costumbre en el autor la historia transcurre salpicada de un sinnúmero de elementos artísticos, culturales, científicos. En particular me llaman la atención las referencias que hace a la pintura mexicana del Dr. Atl en primer lugar, asi como de Diego Rivera, de Orozco, los murales de palacio Nacional, del Hospicio Cabañas. Se nota cierto (gran) cariño del autor a un México artístico, original y autóctono. Hace disertaciones acerca de los paralelismos, de perpendicularismos de la vida, de simetrías, todas comenzando en reglas artísticas y derivando en acciones humanas. Una forma bastante singular de ver las cosas.

Un detalle de la narración que me gustó fueron las descripciones, habla de fotografías, de cuadros, de escenas detenidas, pero el lector más allá de solo leerlas en casi todas las ocasiones es capaz de verlas, no es un Dsotoievski pero permite al lector adentrarse en estos elementos gráficos con mucha naturalidad.

Buen libro.

10 thoughts on “El Pintor de Batallas”

  1. Sin duda es un libro distinto a cualquier otro libro escrito por él. Las descripciones son excelentes, dignas de aquel que ocupa el asiento “T” de la RAE.
    Con cortes de caracter existencialista, el autor, con arugumentos construidos basándose en un lógica de guerra, va llevando de la mano al lector por laberintos mentales que terminan desvelando la condición humana más cruda.
    A pesar de que la lógica en la narración es lineal (como bien decía Beco), la lógica interna, es decir, la del personaje, es bastante rebuscada, llena de matices y contradicciones.
    A mi parecer, si al libro le quitamos un poco de descripción y un poco de datos culturales, bien podría pasar por una novela de Albert Camus o de Ernesto Sabato (lease “El Tunel”), las cuales siempre son gratas leer.
    En resumen, el libro está muy bien logrado y podría ser, a reserva de leer su siguiente libro, un parteaguas en la forma de hacer novela de Pérez-Reverte.

  2. No he leído esa novela de Reverte, otras sí y puedo decir que no es cualquier hijo de vecino en la jerga literaria, de ahí que Luis acerte en decir que esta obra es distinta a las demás de su autoría. Claro que debe ser distinta. Porque a pesar de haberse iniciado con Best Sellers, ha logrado situarse entre los mejores exponentes de la literatura contemporánea mundial.
    No creo que Reverte haya experimentado en la Reina del Sur, sino que acude a su formación periodística para componer (con datos, lugares, personajes e historia de la vida propia de los narcotraficantes) un corrido de más de 400 páginas, aún cuando hubiese podido resultar más difícil por su condición de ser extranjero.
    La misma que ha usado para la zaga del capitán alatriste. No creo que sea un Dostoievski, puesto que está más vinculado con la literatura de Joseph Conrad, Henry James, Victor Hugo o Samuel Beckett. Y además, no lo necesita ¿o sí?
    De todos modos, espero encontrarla pronto.

  3. juaz…………bue nada….pase por aka….
    ..aguante el tunel!…se sarpa….lastima q existen mujeres komo maria!…por dios!… q lastima por los hombres como castel!….( sho puede ser….pero en lo reflexivo….en sus acciones…!.)…
    …bue saluditos!….aguante sabatO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. no esta mal aunque al principio te puedes hacer un poco de lio cn tantas cosas k kuenta el notas del pintoe…..çaunk el final keda bastante bien.
    un saludo

  5. lo lei todo, y considero que es un excelente libro, lo recomiendo ampliamente.
    Es una novela con datos historicos reales y lleno de cultura de arte con el toque de amor y comentarios crudos de la guerra.
    Leanlo, un buen libro

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *