Música callejera no tan callejera1 min read

Un buen violinista en el la puerta de L’Enfant Plaza en Washington D.C., las espectativas eran ganar alrededor de 150 dólares en una hora, un músico de la calle, recomiendo ver el video completo antes de seguir leyendo:

Pues bien, no era cualquier músico, Joshua Bell es uno de los más aclamados violinistas norteamericanos, quien dos semanas antes había llenado el Boston Symphony Hall (de a U$100 el buen asiento), un músico que gana U$1,000 el minuto de interpretación… Ahh y con su Stradivarus.

El problema es que de los 150 dólares que se esperaban al final del experimento sólo se recaudaron un poco más de 30, sin contar los $20 que le dió la persona que sale en el video que lo reconoce.

De este experimento se desprenden muchas afirmaciones pero aún más preguntas, independientes de nacionalidad, de localidad,…

Me pregunto desde entonces si yo me hubiera detenido a escucharlo, creo que si, si lo huiera oido, creo que si. Es decir, si no hubiera traido puestos los audífonos.

Por cierto ¡qué mal escrito está el artículo original del Washington Post!

Gracias al faust por el link!

UPDATE: Como en los comentarios lo menciona, Ceronne tiene el artículo con la misma información, pero con la pregunta directa ¿Tenemos tiempo para la belleza?. Muy recomendable.

6 thoughts on “Música callejera no tan callejera”

  1. La música es exquisita sin embargo a la mayoría de la gente le cuesta trabajo reconocer las buenas cosas de la vida.
    Si la gente hubiera visto a alguna otra persona tocando el violín, digamos Paris Hilton te apuesto que hubiera recolectado $150 fácilmente y tal vez mas.

  2. Esto me recuerda cuando Chaplin entro en un concurso de imitadores de Chaplin y perdio :s jajajaja
    pero hay que admitir que ese wey se la rifa…

  3. Hugo hace una apreciacion bastante parecido en su blog K-jeta et chorizo ( aunque la nota ya no aparece mas en su sitio…vaya usted a saber por que ).

  4. lo que pasa aqui es que se demuestra la verdad del negocio de la musica, por eso los promotores y las disqueras de música ganan tanto, si tienes el control de los medios les puedes vender basura y te la compran si no eres nadie puedes hacer la mejor música y a nadie le importa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *