Mi encuentro con los judiciales2 min read

Como algunos de ustedes seguramente saben, hace unos meses me saqué un susto cuando llegando del trabajo a comer a mi casa me topé con que mi coche no estaba donde yo lo había dejado. …Uuuuuuta ma.. a hablar a locatel a ver si mi coche no estaba en un corralón, dijeron que no, hablar al seguro, ir al M.P. levantar la denuncia, luego que ya apareció mi coche en el Corralón de Grutas (Beco sabe cual es), cancelar la denuncia ante las miradas inquisidoras de los agentes (pinche güerito, nos hizo trabajar en vano, seguro pensaron). Todo porque algún pinche ocioso vió mi coche muy sucio y llamó a locatel diciendo que era un coche abandonado (y ni estaba tan sucio). Módicos $500 (aprox) después y casi escupiendo el hígado, mi coche y yo felízmente nos reencontramos.

Todo esto era ya historia antigua, al menos eso creía yo, cuando el miércoles saliendo de mi casa rumbo al ITAM, veo dos patrullas de la Judicial con sirenas detrás de mi. La verdad no los pelé y me concentré mas bien en la enooorme rola de Led Zeppelin que venía oyendo (Achilles’ last stand) y en cantarla correctamente. Hasta que yo creo que el Judicial se dió cuenta de que ni los oía ni los pelaba y se me emparejó y me pidió que detuviera me vehículo mas adelante (nada de orillese a la orilla), pos ni pedo, a cooperar con la chota (al fin que ni gas tenía).

Resulta que todo el asunto de mi denuncia seguía vigente y estos polis vieron mi coche reportado como robado e hicieron lo propio. Papeles, identificación, etc, etc. No estaba nervioso porque en el peor de los casos iba a tener que ir de nuevo al emepe y aclarar todo, lo que me daba era hueva.

Los judiciales, sorprendentemente, actuaron de forma correcta, muy profesional y eficiente. Eso si, tenían unas caras de que no te quieres meter con ellos en un mal día… ni en uno regular… ni en uno bueno. Después de 15 min. me dijeron que todo estaba en orden y que me podía ir.

Ningún encuentro inesesario con la ley es agradable, pero al menos este no fué desagradable, los policías hicieron su trabajo y luego me dejaron ir, lo que sí fué una agradable sorpresa fué que hicieran su chamba bien, tal como deben. Ojalá que todos los judiciales y demás polecias sigan este ejemplo.

8 thoughts on “Mi encuentro con los judiciales”

  1. seguro no estaba tan sucio??
    En serio es triste que tengamos que hacer especial mención en los buenos encuentros con la ley, menos mal que existan, ojalá y vayan siendo cada vez mas!

  2. Todo para qeue México sea … mejor que ayer…
    Este post no esta relacionado con ningún partido pólitico y su publicación solo puede ser utilizado con fines blogueriles.

  3. Qué bueno que recuperaste tu carro y es agradable saber que las denuncias de uno no son evadidas.
    Aguas con las denuncias o movimientos que hayas hecho, porque aveces tardan un tiempo en cancelarse y pueden culparte a ti de ladrón o de mentiroso. Hace ya unos años, le robaron su carro a un conocido mío y lo reportó como robado, lo recuperó, pero al poco tiempo era perseguido cada semana creo debido a que no se había cancelado la denuncia, lo bueno que al igual que tú, tenía cómo comprobar que el coche era de su propiedad. Uff! es un gran rollo.
    Pero bueno, lo importante es que no fue una pérdida mayor. 🙂 Recibe saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *