Un día con [muy] mala suerte (3 min read)

Hoy fue un dia de esos que es mejor pasar al olvido.

Para empezar, desde ayer me puse como propósito ir a clase de 9:00 am, para la cual, si quiero llegar a tiempo, tengo que salir 7:50 de mi casa, pos alli voy, todo desmadrugado. Llego y me entregan un examen con una no muy buena calificación, lo cual adelgaza considerablemente la línea entre una calificación numérica o alfabética (“N/A”), pero en fin. Saliendo de esa clase para dicutir con la maestra mis momios olvidé en el salón mi chamarra, una de mis favoritas. ¡Carajo! En teoría las cosas perdidas en el ITAM, por lo general, son entregadas en la oficina de “Control de listas”, pero se ve que mi chamarra le gustó a alguien. Aunque seguro no tanto como a mi, seguro.

El día fue pasando sin mayores contratiempos, claro sin que apareciera mi chamarra hasta que en la tarde me dispuse a terminar algún asunto pendiente: tenia que modificar unos archivos y subirlos a un ftp. ¡Cosa de niños! ¿Cuánto me podria tardar? Pues 30 mins en modificar inicialmente el script, 40 minutos en contectarme al ftp!!! y de alli, debuggear :S Estaba tan enojado como microbusero rebasado. El problema se dividió en dos:

1.- la !#%¡%@$/* red wifi del ITAM que de repente toma descansos dejándonos a todos colgados, y

2.- el servidor en el que debia debuggear (por muchas razones no pude hacerlo en local) estaba bajo ataque de algún adorable spammer :@ (5 procesos sendmail ocupaban mas del 92% de procesamiento)

Pues bien, hasta aqui no era mas que un dia cansado y algo tedioso, pero lo mejor estaba aun por venir.

Llegando al estacionamiento, no sonó el reglamentario tuc-tuc al quitar la alarma. “Ya valió madres el control” pensé. Jajajajajaj, bueno hubiera sido: me habia quedado sin batería! Intentando solucionar el problema arrancando el coche con vuelito, intenté aprovecharme de una pequena pendiente que creí suficiente para arrancarlo de reversa: nomas no jaló.

No tenia cables de corriente por lo que fui a buscar a alguien que me ayudara. Preguntando por cables, el pavo creia tener, iluso yo. Alli vamos de nuevo hasta el último piso del estacionamiento para solo corroborar mi sospecha, el pavo, evidentemente, no tenia cables de corriente. Lo empujamos dos veces hasta lo más alto de la pequena pendiente y nada de nada. Le llamamos al condor para que llegara a hacer mas mosca, pues tampoco traia cables. Preguntando a los que se iban subiendo a sus coches conseguimos unos cables. Ahora sin luz no veíamos cual era el positivo y cual el negativo de la bateria del pavo. “Lo peor que puede pasar es chingarnos la computadora, qué mas da”. Nel. Hasta que dimos cun una + de unos 3 cms que no habíamos visto por pendejos. Ahora, entra en acción el condor haciéndonos más bolas con los mugres cables, “Este tiene que hacer tierra alla y este aca, ¿o no? ¿no van al revés?”. Decidimos conectarlos de cierta forma que terminó funcionando. ¡Prendió! Y se apagó :@. Se prendió la alarma, otra vez: ¡Carajo! ¡Funciona solo cuando no debe funcionar! Alli va de nuez el cablerío.

A esta escena de incertidumbre, confusión habría que agregarle alguien deteniendo el coche, pues como ayer valió madres el freno de mano y necesitaba a huevo meter clutch para que encienda, era necesario detenerlo de alguna manera.

‘che dia raro.

3 thoughts on “Un día con [muy] mala suerte”

  1. bueno mi mala suerte es de mi nacimiento claro abese pienso en susidio pero mis familia me da esperansa pero sin exito espero ser halguien pero mi vida no bale nada yo ocupo espacio en este mundo espero q nadie tenga la pava como yo 🙁 quiero murir

  2. A mí me ocurre exactamente lo mismo que a tí, creo que NO HAY q acongogarce por cosas tan simples que SÍ se pueden solucionar
    Mira este video y quedarás un poco más tranquilo:

    *S
    **u
    ***e
    ****r
    *****t
    ******e
    !
    🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *