¿Qué hace falta?2 min read

Si las ideas existen, son viables, son (muy) útiles, hay gente interesada en desarrollarlas, pueden ser altamente redituables, entonces: ¿Por qué chingados no se aplican? A esta pregunta (dependiendo del tema en cuestión) puede haber millones de respuestas como apatía, desinterés, intereses encontrados y un largo (y asqueroso) etcétera.

Javier Liendo, comenta una excelente idea maquinada desde Applied Criptography la cual se reduce a:

Supongamos que todas las tarjetas de débito y crédito de este país tuvieran dos PINes. Uno, el normal y otro que llamaré de “emergencia”.

Cada vez que el usuario hace uso de su tarjeta de crédito o débito para sacar dinero y poder hacer “su super” utiliza su PIN “normal” en cualquiera de los ATMs. Hasta aquí todo bien, ahora supongamos que el usuario es secuestrado y obligado a dar su PIN y la víctima al contar con esta nueva protección da su PIN de emergencia. La parte importante del “algoritmo” es que el maleante no tiene forma de saber si su víctima le dio el PIN normal o el de emergencia. El maleante al utilizar en el ATM con la tarjeta de la víctima introduce el PIN de emergencia momento en que el ATM determina que se trata de una emergencia (mientras le entrega el dinero para que el maleante no sospeche) y contacta a los policías para que cerquen el área y puedan detener al maleante quedando también un registro de la hora en la cual se realizó la fechoría y pues se podría acceder a las películas del cajero con mucha presición y rapidez para poder obtener una imagen del ladrón.

Esta idea no es buena, es excelente! ¿Qué hace falta para que se aplique?

Pues poco sé del tema, pero si tenemos que esperar a que el zoológico (H. Congreso) apruebe o modifique una ley que lo permita, pues si seguimos la ley de murphy, seguro aplicar algo asi tiene infranqueables trabas legales, podemos esperar sentados, pues ¡la gran mayoría de los pinches diputados no hacen nada! Ejem, perdón, bueno si: viajan con cargo al erario público (con la familia y amigos de los hijos, primos, etc.), toman la tribuna por la fuerza, protestan peor que porros dentro de la cámara, en fin miles de mamadas que si lo viera desde el extranjero me moriria de risa, mientras, viéndolo desde adentro, no me aguanto la ganas de llorar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *