«Por favor»1 min read

Hace algunas semanas, cenando con los cuates, se oyó esta joyita:

español: pásame la sal!

mexicano: ps qué cabrón!?* no soy tu chacha, la palabra mágica!

español: pásame la sal, ¿abra-cadabra?

Aunque sí, muchas veces el trato es más rudo o más bien “menos fino” que en paises latinoamericanos, (i.e.: la falta de un por favor) es de lo más normal pero no es agresivo, por más que incluso por el tono lo parezca.

Una amiga mexicana platica que alguna vez estando en Madrid hace algunos años estaban ella y su hermano completamente perdidos viendo el mapa con cara de “dónde chingados estamos?” cuando de la nada llega un viejito todo gruñon de mala forma: “A ver? a dónde van??” Con cara de espanto-miedo-asombro, a punto de soltarse a llorar ella le dice a dónde, a lo que el viejito gruñon todo enojado les dice “jooer es por allá -señalando- pero venga los llevo” y se fue adelante de ellos mentando madres.

Con estos tonos en México habría más de algún herido, seguro.

* Menos mal el español en cuestón está muy bien mexicanizado (autodenominado el único naco de Almería) porque el “…qué cabrón?…” lleva como única respuesta honorable los madrazos. Chale, me hubiera gustado saber esto antes de aquel desmadrote…

11 thoughts on “«Por favor»”

  1. Y pensar que estas diferencias han provocado guerras…
    Pero bueno, las palabras mágicas realmente hacen magia, y
    los mexicanos resultamos magos casi de nacimiento.
    Yo Merita

  2. Qué buena anécdota, ciertamente el trato allá es más rudo, entre los mexicanos el “por favor” y el “gracias” se nos inculcan como palabras de cortesía y urbanidad. Las decimos en automático (bueno, no todos!)
    Otra cosa que llama la atención es el “hola” genérico en lugar del “buenos días” o “buenas tardes”. O al ordenar en algún bar sustituyen el “me trae por favor” por el “me pone” (jejeje); y al pedir la cuenta no dicen “cuánto es” sino “qué le debo”, y así tantas cosas rutinarias! que a veces es imposible mantener una charla fluida sin que los quedes viendo con cara de “qué chingados me habrá querido decir” jajaja. Divertidísimo.

  3. Lo que si es una mentada de todas nuestras madres es tratar de inculcarnos dentro de la mejor educación el “mande”, yo lo he tirado hace varios años

  4. sabias palabras mágicas!!! que muchos no aprenden a valorar……
    haz de cuenta la misma anécdota de tu amiga, pero en la escuincla, en el metro y con un policia chileno….
    dejó su guardia para llevarme a mi destino… pero con su jetotaaaa y modos, que bueno…. ya sabras tu!!
    un beso

  5. híjole, yo soy una grosera absorbida por la cultura que la adoptó…
    me he olvidado de los “por favor”, de los “salud”, de poner la mano para que me regresen en cambio. cuando regreso al terruño pongo el dinero en todos lados menos en la mano del cajero y me ven muy mal : P
    yo creo que los mexicanos somos excesivamente formales no?
    luego dizque mucha “educación” y todo mundo “chingándose quedito” o mentando madres por debajo de la mesa.
    la des-educación del viejo continente me gusta : )

  6. En Bogotá (Colombia) somos aún más formales, de hecho, gente de otras regiones nos miran feo por ser tan cansones con la formalidad (es algo que reconozco plenamente)… a mi personalmente casi me da un infarto cuando un día en un bus en Madrid me dicen “va a bajarse!!” y yo, estando frente a la puerta lista para bajarme, respondo… “nooooo, estoy aquí frente a la puerta únicamente para fastidiarlo a usted”… la verdad creo que quedé muy mal, pero me di cuenta que es un poco esa doble moral: tanta formalidad, para que a la hora de la verdad, salga el “atravesado” que uno lleva dentro.
    Me ha gustado “educarme” en responder a las cosas como son, sin adornos, ni palablas bonitas… y sobre todo, “aprender” a llamar al cabrón, cabrón.

  7. Bueno, depende del “tono” en realidad. Si haces el mismo “pedido” con tono de pregunta, no resulta demandante… Al menos asi es aca en Argentina – donde de paso, el por favor ya se perdió hace mucho.
    Saludos!

  8. Vivir en España y acostumbrarse a eso resulta a veces un poco dificil, sobre todo porque los mexicanos estamos acostumbrados al apapacho y al desmadre al mismo tiempo. Aqui les dejo una nota mas que ilustrativa sobre el tema publicada en el diario La Cronica de Mexico. Ser Mexicano en España… joder! http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=224711

  9. Me pasó lo mismo….en diciembre fui por primera vez a Madrid a visitar a una amiga mexicana que se fue para allá (yo tmb soy mexicana) y me la pasaba diciendole “salud” a la gente en la calle los cuales ni sabian que les estaba hablando, o el infalible “mande?” cuando alguien me hablaba…pero no me lo podía quitar! Supongo que con el tiempo lo haces, yo solo estuve unos cuantos días. Pero si note que por ejemplo los meseros eran muy groseros al atender.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *