Rally Corona México3 min read

rally corona 2005 14Por fin, después de semana muy ruda y por lo visto no muy bien librada, me doy un rato para poder platicarles del WRC.

Este evento, en su segundo año consecutivo pinta para quedarse, a los pilotos les encantó el trazado, la calidad de los caminos y más que nada la hospitalidad de la gente mexicana. ¡Qué gusto me da!

Por cuestiones de tiempo solo fuimos a dos etapas, las SS8 y SS10, personalmente me quedé con ganas de lanzarme a otra, pero el sol, el cansancio y la muchedumbre fueron motivo suficiente para abstenerme. Para bien o para mal, este año había (calculando a ojo de buen cubero) 3 o 4 veces mas gente que el año pasado, lo cual es bueno para el evento por cuestiones obvias, bueno para la economía local, pero dificulta mucho apreciar cada etapa. Pues uno tiene que pelearse con medio mundo para poder ver decentemente. Incluso, conseguí permiso para ubicarme en una zona restringida para tomar mejores fotos, cual fue mi sorpresa que al tomar la foto lo único que capté fue el trasero de un wey que se les peló a los de seguridad, me dio un coraje que ni pa que les cuento.

Justamente eso: a los marshals (seguridad) nadie les hacia caso, nadie.

Una cosa que nos también dejó con algo de resentimiento fue que sin avisar (ni indicarlo en los mapas) cambiaron el sentido de las etapas, lo cual arruinó los pocos planes que teniamos sobre todo para la SS10, que aun así estuvo muy chida.

Ganó quien debió de ganar: Solberg quien desde el año pasado se ganó a los locales después de ser penalizado (por ser ayudado por el público a empujar su coche) con 5 minutos y repuntó desde del lugar 14 al 5. Este año el que estuvo en condiciones similares fue Loeb quien en la primera etapa perdió la rueda (llanta y rin) trasera-derecha y así tuvo que correr dos etapas perdiendo más de 8 minutos, quedando el primer dia en lugar 16, pero manejando como el maestro que es, consiguió finalizar en el lugar 4, lo cual fue poco menos que increible.

Lo que a muchos nos dejó con un mal sabor de boca, fue la actitud del único piloto mexicano en la categoría grande (A6) pues teniendo a todo el público a sus pies (por tener el letrero de “mexico” en grande) además de ser la primera vez que corria en la categorpía estelar, lo hacíá en su pais, su actitud para todos los presentes era de un mamón, claro ante los medios era otra persona, qué lástima, lo tenia todo para hacerse un grande en su país. Todo esto al margen de haber terminado y firmado con una marca francesa (no peugeot) para otra fecha (probablemente italia) lo cual indudablemente tiene su mérito. Espero que esta actitud sea un desliz, pues definitivamente un mexicano en la grande es de dar gusto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *