English version.

De todas las historias alrededor de La Carrera Panamericana ’14, quiero empezar por contar esta que sucedió el último día.

Durante toda la semana, Emilio Velázquez/Javier Marín (#113), excelente piloto, viejo conocido en la Panamericana y previo ganador de ésta, y Erik Comas/Isabelle de Sadeleer (#111) ex F1 pero nuevo en la Carrera, tuvieron una muy cerrada competencia, alternando el primer lugar todos los días.

Para el final del día 6 de competencia (de 7), Emilio tenía una importante pero justa ventaja de ~70 segundos sobre Erik en la tabla general (para poner las cosas en perspectiva, el tercer lugar iba 10 minutos detrás). No se podía pedir una mejor ni más reñida competencia.

El último día de carrera, Emilio arrancó primero y como en cada etapa, Erik arrancó 30 segundos después. Durante las 3 primeras etapas, Erik redujo la distancia de 70 a sólo unos 45 segundos (un impresionante logro). Para los últimos kilómetros del Espinazo del Diablo (la etapa más larga de toda la Carrera con unos 33kms de longitud), Erik redujo la distanca a tal grado que ambos coches se alcanzaban a ver entre sí en la carretera (tomando en cuenta que los autos salen 30 segundos después del anterior), por lo que Emilio aceleró aún más; en esa batalla despistó y cayó sobre la cuneta lateral de la carretera, haciendo nulas cualesquiera esperanzas de subir al podio general. Una verdadera lástima.

Este tipo de competencia es lo que hace de cualquier deporte algo tan grandioso. Dos tripulaciones dándolo todo en cada etapa, pisando el acelerador a fondo durante cada metro de la competencia, con el peligro evidente de desbarrancar en cada curva.

Cuando el coche #111, ganador absoluto, con Erik e Isabelle a bordo llegaron a la ceremonia de la ínea de meta en el centro de Durango, Emilio estaba esperándolos de pie, solo, junto a la multitud, 30 metros antes del arco final y le hizo señas a Erik para que se detuviera un minuto, en cuanto lo hace, se acerca para felicitar personalmente al equipo ganador. ¡A huevo! ¡Qué gran gesto! Ejemplo de humildad, deportivismo y fair play de gente grande. Este tipo de gestos deportivos hacen evidente que no se necesita estar en el podium para demostrar ser un auténtico ganador.

No puedo esperar al próximo año para volver a ver la competencia de estos dos grandes pilotos.

 

From the whole bunch of stories around La Carrera Panamericana ’14, I want to start sharing this special one which…

Posted by Alberto Alcocer on Sunday, October 26, 2014

One Comment

  1. Alfredo Maccise

    Unirme al reconocimiento de los dos equipos que fueron protagonistas de la final de la Carrera Panamericana, que dieron ejemplo de honestidad y respeto al esfuerzo del rival, sin que el resultado lastimara la amistad y el triunfo. Gracias por este ejemplo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *