Moto 360

por beco el 7/07/2015

El chiste de un Moto 360 es entender que alrededor del 75% de lo que puedes hacer desde este wearable es lo mismo que puedes hacer con tu teléfono bloqueado: ver. Un 15% más es reaccionar y el restante 10% es hacer.

IMG_20150702_161919688

Comparar esta pulsera con un reloj es un error. Sí, entre muchas otras cosas te da la hora, pero es una extensión de tu celular, más que cualquier otra cosa.

Para empezar, llevo varios años con muy buenas experiencias con productos Motorola (a diferencia de Samsung); el hardware está muy bien hecho y de materiales de mejor calidad a la vista, los complementos al sistema operativo son buenos y sencillamente: funcionan sin atorar el teléfono (o dispositivo).

Separando con ejemplos, las capacidades del reloj son más o menos las siguientes:

Ver

Prácticamente, una de las mayores ventajas en el día a día que he encontrado es alargar un poco la vida de la batería del teléfono al no tener que encender la pantalla para enterarte de qué te está notificando. Ver. De hecho me atrevería a definirlo en mayor parte como una extensión a las notificaciones del teléfono.

– Si te llega un mail (gmail app), lo puedes leer y archivar.
– Si te llega una notificación de twitter, puedes verlas todas juntas.
– Puedes ver cuántos pasos llevas caminados en el día.
– Puedes ver el último mensaje en el que te hayan mencionado en Slack.

Reaccionar

Me refiero a reaccionar como: una vez que algo sucede, a partir de allí hacer algo, como contestar un mensaje de Whatsapp (pero no: buscar un contacto y empezar una conversación). Y sí, puedes reaccionar a varias acciones sin tener que sacar el teléfono, como:

– Si te llaman, puedes contestar o cancelar.
– Si te llega un mensaje de Whatsapp puedes contestar por dictado o (algo muy divertido) dibujando un emoticon.
– Si la canción no te gusta, puedes adelantarle (o regresarla); pero no puedes abrir la aplicación de música y escoger qué poner.

Hacer

– Puedes pedir un taxi con EasyTaxi (muy fan de esta opción).
– Puedes marcar el inicio de un track en Google Tracks.
– Puedes buscar un contacto y llamarle o mandarle un mail o un SMS(?).
– Cambiar de estado el teléfono a “important” o “do not disturb“.

Cabe mencionar que en mi caso, como con el 99% de los reconocedores de voz, si digo “llamar a Laura” interpreta como “matar al pato”, por lo que no, aún no soy fan.

La batería le dura unas 8 horas de uso medio intensivo, y aunque el cargador es una belleza (no necesitas conectar el reloj, sólo colocarlo sobre la base), es algo impráctico para llevarlo en la mochila, en cualquier momento me llega el cargador más portable que tuve que comprar. Además, carga aproximadamente un 1% por minuto, por lo que en poco más de hora y media está completamente cargado.

Aunque no es un reloj para las profundidades (es water-resistant, no waterproof) es bastante cómodo no tener que quitártelo en la lluvia o a la hora de bañarte (aunque la correa de piel no creo que sea tan aguantadora al respecto).

Al momento sigo creyendo que fue una gran, gran compra.

sin comentarios

Diferencias entre “viajero” y “turista”

por beco el 6/07/2015

La empresa hindú1 de viajes locales holidify sacó esta increíble campaña ilustrando las principales diferencias entre viajero y turista.

Creo que la campaña es tan buena, que no necesita más presentación,

1

2

3

4

5

Read the rest of this article »

sin comentarios

Suelo de Cascais

por beco el 6/05/2015
Suelo de Cascais
sin comentarios

Tiger Menja Zebra

por beco el 7/04/2015

La música de Tiger Menja Zebra (Tigre come Zebra), el grupo que nace en Granollers desde las cenizas de Camping, un post rock con mucha electrónica descrito por la prensa española como agresivo y (más) anárquico, donde cada acorde, bit o percusión ha sido perfectamente planeada, a pesar que en un principio pueda parecer obra del más lírico caos.

Este principio de 2015 les ha traído una apretada agenda en escenarios locales. Yo sólo pude verlos en alguna sesión de ensayo y en una ya legendaria La (sala) 2 del Apolo a reventar cerrando el AMFest.

Para escucharlos, en este mismo post está un video que grabaron en Tots Sants o su página tiene para escuchar completo su último disco: Super Ego, presente en un buen número de listas enumerando los mejores discos del 2014.

Read the rest of this article »

1 comentario

Buscando a Pessoa

por beco el 26/03/2015
IMG_9699.jpg

Praça Dom Pedro IV, Lisboa.

1 comentario

Peñíscola

por beco el 22/03/2015
Peñíscola

Hacían muchos años y demasiados acontecimientos que no veía a Elena, una gran amiga valenciana que conocí hace muchos años cuando viví en Barcelona que ahora vive en Amsterdam. Por primera vez en más de cuatro años coincidíamos si no necesariamente cerca, al menos en el mismo país por unos días; ella en Castellón y yo en Barcelona (unos 350km entre uno y otro). Al fin decidimos a propuesta de ella vernos en un pueblito llamado Peñíscola a ~mitad de camino. Estoy casi seguro haber escuchado algo antes del lugar, pero nada que recordara de importancia. ¡Ja!

Un pequeño pueblo de veraneo valenciano con más historia encerrada entre sus muros que muchas ciudades que conozco. Poblada desde varios siglos antes de nuestra era, primero los griegos y luego los romanos mezclan referencias para dar con el nombre actual: paene + isla o casi + isla.

Tras ser ocupada por musulmanes por más de 5 siglos, es reconquistada por Jaume I para los valencianos en el siglo XIII tomando con ésta posición estratégica el dominio del mar y es cuando se empieza a construir el castillo del Temple el cual será por varios años sede papal durante el cisma católico de occidente (cuando hubieron simultáneamente dos papas) siendo la residencia del Papa Luna.

La peña (que se ve en la foto) es un pequeño baluarte amurallado por partes. Desde el 2013 es parte de los Pueblos más Bonitos de España® (versión local del programa Pueblos Mágicos de México).

El lugar es, entre otras, locación para la película (más que clásica) El Cid, estelarizada (nomás…) por Charlton Heston y Sophia Loren

El chiste es que tras caminar un par de días por allí (suficiente a mi gusto, sobre todo en no-verano), comer pescados recién salidos del mar (literalmente) y/o un buen arroz valenciano (que he aprendido con los años y en algunos casos a la mala, que no todos son «paella») te impregna el sabor completo de la ciudad. Las vistas del mar o de tierra desde la cima del castillo son dignas de un viaje sólo para eso.

Gran viaje redondo: ver (tan bien) a viejos amigos, comer tan chingón y conocer un increíble pueblo habiendo llegado sin expectativa alguna.

3 comentarios

Plegarias

por beco el 13/02/2015
Plegarias

Afuera desde el interior de la catedral de Santa María Maior o Sé de Lisboa.

sin comentarios

Visitando a Julio Cortázar

por beco el 8/02/2015

Había caminado tantas veces, de ida y vuelta por Pont Neuf, Rue Dauphine o encontrándome con ella detrás de Notre Dame,… sin estar en Paris, incluso antes de haber ido por primera vez hace casi 9 años.

Después de todo, en la historia de tantos han habido Magas, a lo mejor, incluso, algún Rocamadour. Se han amalado noemas o se ha sido cómplice de exasperantes sustalos. Triste quien no haya dibujado bocas ajenas con el dedo, como si salieran de la propia mano, mientras se juega al cíclope ahogándose en ese breve y terrible absorber simultáneo del aliento.

Hemos, todos, creído verla jugar debajo de nuestra ventana, saltando la rayuela dibujada en el piso del patio para sólo, momentos después, darnos cuenta que ya no es ella, que es sólo la permanencia de tiempos pasados, de escapes y risas entre callejones del otro lado del mar, que nos juegan un mal paso. Un mal paso a veces ácido, y casi siempre amargo.

Pero también, y a veces es lo más importante, hemos aprendido que aunque las cosas ya están escritas, el orden de los capítulos depende sólo del lector, del que busca, del que persigue, del lector protagonista. Siguiendo o no el orden impuesto, el sugerido o el espontáneo. El final, esté escrito o no, puede sólo depender del que leyendo decide su versión de la historia.

Hemos estado en el lado de acá y en el lado de allá, buscando sin a veces darnos cuenta que lo que buscamos ya lo llevamos en la bolsa, perdiendo toda certeza. Todo detrás de esa gran analogía que es de ir dando saltos cortos sin mayor sentido e intentar, pasando el 9, llegar a ese cielo rayado en el suelo.

DSCF7735

Y ahora que estaba justamente en el lado de acá no podía irme sin pasar a Montparnasse a saludar al maestro Julio Cortázar, viejo conocido.

Aunque la visita fue corta y algo apurada, encontrar la tumba nos costó un poco más de tiempo del que planeábamos (mapa en mano), al llegar a la lápida y encontrarla tal cual está me llenó de una sensación de fin, de haber terminado algo; de completar un pendiente de mi lista: el poder decirle «gracias» lo más a la cara posible.

El mármol está rayado con notas de agradecimiento, besos pintados, poemas; había algún libro, flores, conchas de mar y piedritas acomodadas que en algún momento escribían algo. Algún cigarro y en una canastita un montón de boletos de metro aunque casi todos de París, había alguno del DF. Había poca gente y no recorrimos todo el cementerio, pero de lo que alcanzamos a ver, era por mucho, una de las tumbas más vivas (sin intención de sarcasmo). Le dejé mi cajetilla de Delicados. Le hubiera dejado un hoja de papel sostenida con piedritas con un reloj de cuerda dibujado, pero me faltó tiempo (y sobre todo, saber dibujar).

DSCF7733

DSCF7727

DSCF7726

DSCF7742

Ahora sí, me podía ir de París en paz.

¡Cuánto daría por que de este still saliera algún proyecto!

4 comentarios

Sus palomas

por beco el 2/02/2015

Aunque no eran suyas, eran todas de él.

sus palomas

1 comentario

4:02pm

por beco el 1/02/2015
4:02

El famoso reloj del gran Museo d’Orsay.

2 comentarios